MENESESITASgods – KALI

KALI, es la diosa guerreza de la destrucción, busca la paz a través de ella, es poderosa y carece de miedos.

Es la madre universal, representa el poder transcendente, la eternidad…

Diosa del poder del tiempo que destruye demonios y toda maldad.

Ella es la energía o shakti de Shiva, sólo él sabe domesticarla, ya que ella es una versión transformada de una de sus consortes (Párvati), y porque sólo él es capaz de emparejar su ferocidad.

La piel de KALI es negra, ya que en el tiempo todos los colores se disuelven y sólo queda la oscuridad (ella ilumina la misma con un ojo que es el sol y el otro que representa la luna).

Siempre sonríe tras el triunfo de la batalla y de su boca pende la lengua burlando a los que en su vanidad pretenden huir…y a la vez esbozar un gesto de alejar el temor…

Posee cuatro brazos que son las direcciones del espacio, el ciclo completo del tiempo, la soberanía (los cuatro puentos cardinales), dos manos sostienen una espada (poder de destrucción) y una cabeza decapitada como trofeo; las otras dos manos una de ellas aleja el temor, el poder del tiempo que todo lo destruye encarna todos los temores, aunque ella está más allá del temor, lo ignora y protege a quienes la invocan.

La otra mano, ofrece, dispensa la felicidad, el poder del tiempo es permanente y solo puede dar felicidad…y para ser alcanzada hay que abandonar lo deseado, al afrontarlo se pierden los miedos; el poder del tiempo se apacigua, la verdadera naturaleza de la noche eterna se revela como felicidad inmensa: paz infinita.

De su cuello cuelga un collar de calaveras, ya que la vida y la muerte son inseparables, asi que ella sostiene a los vivos y a los muertos, estos últimos dejaron su huella en el poder del tiempo (esas calaveras en su día fueron seres vitales).

MENESESITASgods – KALI – colgante de madera tallada con lacito corporativo sobre cuerda de cuero, con detallitos de plata

detalle MENESESITASgods – KALI

EME disfrazada de KALI

¿Qué os parece?

Tod@s tenemos a esa KALI dentro para luchar contra todo mal

Un beso

Eme